Peeling químico

Consiste en la eliminación de distintas capas de la epidermis mediante la aplicación de un agente químico, y es una técnica muy utilizada para mejorar el aspecto facial. Se produce una renovación de las distintas capas de la piel mejorando así su calidad, con menos manchas, líneas de expresión, arrugas y una mejor textura.

Aunque el peeling está indicado, como hemos dicho, para casos de envejecimiento fisiológico o solar y para el tratamiento de manchas y acné, también puede emplearse como un medio para “mantener una piel sana, tersa, libre de impurezas y luminosa”. Realizando mantenimientos periódicos se previene la aparición de todo este tipo de imperfecciones.

Además, diversos estudios muestran que la aplicación de peelings puede evitar a la aparición de cáncer de piel por la activación de cierta proteína en la superficie de la piel.

¿CÓMO SE REALIZA?

Este tratamiento se realiza mediante la aplicación de agentes químicos a nivel facial, previa limpieza de la piel. La duración promedio de aplicación de este tratamiento es de unos 20 minutos, aproximadamente.

Algunos aspectos a tomar en cuenta para la aplicación de un peeling químico:

  • La periodicidad del peeling dependerá de los resultados deseados así como de la sustancia empleada. Una vez obtenidos los resultados deseados se realizar un mantenimiento mensual.
  • Durante el tratamiento se puede notar una leve sensación de picor, que será más intensa cuanto más profundo sea el peeling, o de forma excepcional aparecer enrojecimiento.

¿CUÁNDO SE REALIZA EL TRATAMIENTO?

El peeling aporta uniformidad al tono de la piel y un aspecto más joven y saludable, cierra los poros, atenúa las cicatrices originadas por el acné y las arrugas finas. También ayuda a controlar el acné, las foliculitis y las secreciones sebáceas.

El peeling actúa sobre las arrugas finas y medias, controla las manchas producidas por el sol y está indicado en el caso de envejecimiento solar o senil.

TIENE EFECTOS SECUNDARIOS?

Si se siguen las medidas recomendadas luego de la realización de este tratamiento, no hay efectos secundarios.

Existen algunas contraindicaciones a tomar en cuenta a la hora de realizarse un peeling químico:

  • Avisar en caso de estar embarazada o creer que pudiera estarlo, además de si está en período de lactancia materna.
  • Avisar del uso de cremas de ácido retinoico, realización de implantes, inyección de toxina botulínica, maquillaje permanente o cirugía reciente.
  • Si ha empleado isotretinoína oral (Roacutane® o Dercutane®) en los últimos 6 meses, o algún otro fármaco.
  • En caso de que haya sufrido un herpes o alguna otra infección en las últimas dos semanas o que tenga un historial de herpes de repetición.
  • Debe evitar el uso de rayos UVA o exposiciones extensas al sol.

UNA VEZ TERMINA EL TRATAMIENTO…

Inmediatamente después de realizado el tratamiento, el paciente se reincorporará a su vida normal.

  • Si desea maquillarse, debe esperar al menos 30 minutos después del peeling para que el pH de la piel se normalice.
  • La recuperación tras un tratamiento de peeling dependerá de su profundidad, que puede ir desde unas pocas horas hasta tres días aproximadamente en los peelings superficiales y medios.
  • Los efectos comenzarán a notarse a través de una mejoría de la piel, en uno o dos días, que irá produciéndose en forma progresiva.
  • Tras el tratamiento la higiene facial y su hidratación es muy importante.
  • Es imprescindible la protección solar con un factor alto (se recomienda factor de protección +50), evitando la exposición directa al sol.
  • Evitar infecciones bacterianas, herpes, cicatrices, alteraciones de la pigmentación y alergias.
  • Evitar el calor, saunas o realizar ejercicios físicos intensos hasta la semana siguiente a la realización del peeling.