Fotodepilación

La fotodepilación es toda tecnología que utiliza la luz para depilar, algunos caso incluso llamada definitiva, aunque actualmente no existe algún método definitivo 100%
La fotodepilación (del griego foto = luz) se realiza a base de “luz”. El método es aplicado con diversas tecnologías, como lo es la Luz pulsada intensa.

La luz pulsada intensa (IPL, del inglés intense pulsed light) es una clase de lámpara especial, la cual no tiene la capacidad del láser de ser coherente y desplazarse en la misma dirección y amplitud. La luz pulsada intensa genera una fuente de luz policromática de alta intensidad, con un espectro de luz entre 515 nm y 1.200 nm, se utiliza aplicando diversos filtros que ayudan a utilizar una cierta forma de onda específica. El número de sesiones dependerá del fototipo de piel, características del vello, área a tratar, sexo y edad del cliente, así como su estado hormonal. En función de la extensión de la zona a tratar las sesiones tienen una duración variable. Los resultados son visibles desde la primera sesión, con la caída del vello.

El método de Luz Pulsada, data de 1994 y su aprobación ante la FDA fue en 1997, el sistema tiene como principio disparos de luz a través de una lámpara de xenón, esta luz es disparada muy cerca de la piel, entre 1 a 5 mm y es absorbida por la melanina de la piel y el vello, principalmente la del vello ya que por lo general es más oscuro. Así esta luz es convertida en calor llegando a la base del vello y calentando la raíz del vello hasta 70°C destruye progresivamente la raíz y con ello el nacimiento del vello.

Se requiere de varias sesiones para obtener resultados óptimos, dependera de varios factores a tener en cuenta.